PASA, TODO PASA


Una vez, un rey convocó a todos los sabios de la corte, y les dijo:
"Yo he mandado un hermoso anillo de diamante con uno de los mejores orfebres de la zona. Deseo ocultar dentro de mi anillo, un mensaje que me ayude en los momentos de desesperación total.
Un mensaje que pueda acudir en momentos de desesperación o confusión.
Me gustaría que este mensaje le ayudara en el futuro a mis herederos y los hijos de mis herederos. Debería ser pequeño, de manera que quepa debajo del diamante de mi anillo. "

Todos los que escucharon los deseos del Rey fueron los grandes sabios, letrados, quizás habían escrito grandes tratados ... pero pensar en un mensaje que contiene dos o tres palabras que caben en un anillo de diamantes? Inmensamente difícil.
Utilizaron su pensamiento, y buscaron en sus libros de filosofía por horas, sin encontrar nada que cumpliera con los deseos del poderoso rey.


El rey poseía un sirviente muy querido. Esta persona también había sido asistente de su padre, y se había preocupado por él, cuando su madre murió. Fue tratado como familia, y disfrutó de un enorme respeto por todos.

El rey, por estas razones, se acercó a consultarlo. Y él dijo:
"Yo no soy inteligente, ni erudito, ni un estudioso, pero conozco el mensaje."
"¿Y tu cómo sabes? Interrogó el rey."
"Durante mi larga vida en palacio, me encontré con todo tipo de personas, y en una ocasión conocí a un hombre sabio. Era un convidado de tu padre, y yo estaba a su servicio. Cuando salimos me fui con él a la puerta para despedirlo, y como una seña de retribución, me entregó este mensaje. "
En ese momento el viejo, en un papel pequeño, escribió el mensaje. Lo retorció y se lo dió al rey.
- "Pero no debes leerlo. – le dijo. Guárdelo en su sortija. Ábrelo únicamente cuando no tengas salida a ciertas circunstancias. "El momento no tardó en llegar. El país fue invadido y su majestad perdió el reino.


El rey corría con su caballo para poder salvar su vida, ya que sus enemigos venían por él. Se encontraba solo y los perseguidores eran una gran cantidad. En un momento dado, llegó a un lugar donde el camino finalizaba. Antes de él, había un precipicio y una profunda quebrada, si cayera por allí podría morir, tampoco podía volver hacia atrás porque el adversario lo estaba cercando.
Ya se escuchaba el correr de los caballos, las voces, que el enemigo estaba en las inmediaciones.
En ese preciso momento en que recordó lo de su anillo. Tomó el papel, lo abrió y encontró allí un pequeño mensaje tremendamente valioso para el momento.
Simplemente diga: "Esto también pasará". En ese instante fue consciente de que se cernía sobre él un gran silencio.


Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o quizás no habían encontrado el camino. Pero la verdad es que estaba rodeado por un inmenso silencio. Ya no sentía el correr de los caballos.

El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y del desconocido sabio. Esas palabras habían sido milagrosas. Dobló el papel. Se puso el anillo, sus ejércitos se reunieron de nuevo. y reconquistó su reinado. Ese día regresó victorioso a su ciudad, había una gran celebración con música, baile ... y el rey. estaba muy orgulloso de sí mismo.
En ese momento, una vez más el viejo estaba a su lado, y fue entonces cuando dijo:
"Querido Rey, es el momento para que usted pueda leer de nuevo el mensaje del anillo."
¿Qué quieres decir? le preguntó. Ahora estoy viviendo un estado de euforia, la gente celebra mi vuelta, tenemos que vencer al enemigo. "
-Oye, dijo el viejo, que este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas. También es para situaciones agradables. No es sólo para cuando te sientes derrotado, también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último, que también es para cuando eres el primero. "


El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: "Esto también pasará", y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba.
Pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey finalmente pudo entender el mensaje. El problema era tan transitorio como el bien.


Entonces el anciano dijo:
.. - "Recuerda que todo pasa, no hay eventos en permanente y sin emoción como el día y la noche:
Hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas. "

6 comentarios:

Jessica K dijo...

Es uno de los cuentos más importantes que nunca hayas puesto aquí! Felicidades!

rosa dijo...

hola gus esta muy bueno el cuento espero que algun dia te conecte asi charlamos

Anónimo dijo...

es muy real nada es permanente ni la alegria ni la tristeza .por eso cada momento cada segundo cuenta

Anónimo dijo...

Deseo profundamente tatuarme "todo pasa" y no se bien como seria en ingles, si usted lo sabe agradeceria que lo ponga aca, gracias

marilusemesco Semesco dijo...

Muy buena ésta fabula Gran enseñanza En un Sermón cristiano lo escuche Gracias !!!

marilusemesco Semesco dijo...

Muy buena ésta fabula Gran enseñanza En un Sermón cristiano lo escuche Gracias !!!