Antes de juzgar

Antes de juzgar

Antes de juzgar. Dos jóvenes que formaban una pareja, ya llevaban varios años de casados, solo que nunca pudieron concebir hijos. Un buen día para no sentirse del todo solos, decidieron comprar un cachorro de pastor alemán; llegaron a amarlo y a sentirlo de la misma manera en que se quiere a un hijo propio. El cachorrillo fue creciendo hasta convertirse en un pastor alemán grande y hermoso.

En más de una ocasión, el perro, salvó a la pareja de ser atacada por ladrones. Quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro, siempre fue muy fiel. Antes de juzgar

Después de 7 años de ya tener al perro con ellos, la pareja de jóvenes logró tener el tan anhelado hijo.

Los jóvenes se encontraban muy contentos con su nuevo hijo y fueron reduciendo las atenciones que poseían con el perro, quien se sintió de alguna manera postergado comenzando a sentir celos por el bebé y ya no era tan fiel y cariñoso como había demostrado ser en el transcurso de los siete años de vida con la pareja.

Cierto día la pareja dejó al bebé durmiendo plácidamente en su cuna y se fueron a preparar una carne asada en la terraza. Luego de un rato, cuando se dirigían al cuarto del bebé, se encontraron con una gran sorpresa al ver al perro en el pasillo con toda su boca llena de sangre, moviéndoles la cola como señal de la gran hazaña que había hecho. Antes de juzgar

En ese instante el dueño del perro se imaginó lo peor, desenfundó un arma y en el acto mató al perro; salió corriendo hacia el cuarto del bebé y se encontró con una gran serpiente degollada tirada en el piso.

El dueño cae de rodillas y comienza a llorar exclamando: ¡¡¡He dado muerte a mi gran perro fiel!!! Antes de juzgar

Muchas cantidades de veces hemos juzgado a las personas; sobre todo las juzgamos y condenamos sin ponernos a investigar a que se debe su proceder, cuales son sus sentimientos y pensamientos.

La mayoría de las veces las situaciones no son del todo malas como a uno le parece, sino todo lo contrario. Antes de juzgar

En cierta oportunidad en que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a una persona, pensemos en esta historia de este perro tan fiel como fue el pastor alemán. De esa manera aprenderemos a no levantar falsos testimonios en contra de un individuo hasta el punto de dañar su imagen ante las demás personas.

Tenemos que darnos cuenta que los sentimientos de todas las personas son frágiles y fáciles de lastimar pero muy difíciles de curar.

Antes de juzgar

1 comentario:

Jose dijo...

Muy buena fábula.